La Paradoja en la Era de Acuario

October 16, 2018

Hay algo que me ha estado rondado la cabeza estos días. La era actual es tan paradójica que a veces es muy fácil polarizar las verdades, como hemos vivido este cambio de era aún tendemos a separar y misinterpretar la paradoja.

Estamos en el inicio de la Era de Acuario, esta era entró más o menos en los 90s pero poco a poco se va asentando en su totalidad. Las personas que estamos vivas en este momento hemos vivido esta transición, en diferentes momentos de la vida, y desde diferentes lugares de presencia.

Nuestros hijos ya son nativos de la era de Acuario aunque viven rastros de la era de Piscis que aún quedan en nosotros y nuestros padres.

Este cambio de era supone muchos cambios a nivel energético en el mundo pero a mi el que más me ha marcado y a través del cual más lo logro entender es la PARADOJA.

Cuando nuestros padres o abuelos eran niños, la verdad era más clara, más directa. Las cosas eran como eran y punto. Siempre habrá habido quién las dude y haga cambios pero en general las verdades eran verdades.

Ahora, y cada vez más, la verdad tiene muchas caras. El observador define a lo que observa. Las verdades son una cosa y al mismo tiempo la contraria y de una manera mágica y armoniosa eso no las contradice.

Eso requiere de nosotros, los habitantes de la era de Acuario, un ejercicio de flexibilización de la mente nunca antes visto. Cambiar el chip y entender que los polos se complementan al contraponerse y no que se contradicen y separan como pensábamos antes. A veces pensamos, ¿Cómo nuestros abuelos podían ser tan cerrados en su manera de pensar? ¿Cómo no se daban cuenta de las posibilidades infinitas que vemos ahora? Bueno, a parte de la tecnología y todo lo que ésta ha implicado, el mundo en el que vivían tenía una distinta energía, estaba regido por distintos astros de lo que está ahora.

Adaptarse a una nueva era es sin duda un trabajo profundo. Un ejemplo de paradoja es que mientras más libre me siento más congruente soy, mientras menos tabús tengo, más íntegra me siento. Mientras más claro pueda hablar con quienes me rodean, más respeto les muestro y me muestro. Son cosas que en generaciones anteriores se han contrapuesto totalmente.

 

Entendiendo esto, estaba pensando en este tema que he venido compartiendo en mi cuenta de instagram de sentirse suficiente desde el ser y no desde el hacer y siento que puede ser malinterpretado desde la polarización de la verdad y es importante para mí aclarar esto.

 

Soy suficiente y soy amor por el simple hecho de SER. Soy parte del universo, soy una con todo y no hay acción que pueda cambiar esto. YO SOY. Pero esto no me quita la responsabilidad de fabricarme la vida que quiero tener. Todo lo que vivo es mi responsabilidad. TODO. Hasta lo que viene desde afuera. Justamente por ese poder esencial que tengo, por esa fuerza de ser, tengo la responsabilidad irrenunciable de asumirlo. De asumir todo lo que compone mi vida, de dirigirme hacia donde quiero estar y trabajar por lo que quiero tener en mi vida. Mi valor no se define por las cosas que tengo o que hago pero cumplir mis deseos y objetivos depende 100% de lo que HAGO.

El afirmar que soy suficiente y que mi valor y mi merecimiento de amor no está en duda no es para quitarme la responsabilidad de generarme la vida que deseo, no es una afirmación hippie en la que solo abro mis brazos y dejo que la vida me suceda… no! Abro mi corazón, abro mi centro (ahí si si quieren de la manera más hippie) y con esa fuerza que encuentro en mí, me pongo a trabajar en mis objetivos, en mis sueños y mis deseos. Me hago cargo de mi disfrute, de mi placer y de mi capacidad de manifestar.

Ahí es donde, otra vez, encontramos la paradoja de la manera más hermosa. La energía de ser, sostener, y contener es femenina y la energía de hacer, conseguir y lograr objetivos es masculina. Estas dos energías no se contradicen ni tienen que ver con mi género. Son energías que se complementan y a las que podemos acceder independientemente de nuestro género.

El mundo moderno y el sistema si está en un desbalance donde prima la energía masculina, donde se le da más valor al conseguir que al contener. Sí necesitamos expandir la energía femenina para equilibrarnos, para cuidarnos y conectarnos con la fuente, para que nuestras acciones salgan de ahí, pero eso no quiere decir eliminar la energía masculina, porque es importantísima para que el mundo se mueva, para que avancemos y evolucionemos como lo hemos venido haciendo hasta ahora.

Hemos conseguido en poco tiempo dar un salto evolutivo gigantesco que ni nosotros mismos alcanzamos a entender y es gracias a la energía masculina.

 

Siendo ese milagrito que somos, no podemos darnos el lujo de hacer a medias. De no darnos el crédito como para ser lo mejor que podamos ser. Para dar TODO!

Muchas veces nos bloquea esta creencia de raíz de que no merecemos lo que deseamos, de que no somos suficientes como para acceder al amor que añoramos. PERO SI SOMOS! Y la manera de entender esto (femenino) es HACIENDO (masculino).

Y mientras comparto esto, me lo digo a mí. Confía pero haz! Suelta pero avanza! Aterriza pero elévate. Abraza la paradoja, baila con ella. Baila con tus dragones.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Libertad o Conveniencia?

June 18, 2018

1/6
Please reload

Entradas recientes

June 10, 2018

January 17, 2018

July 15, 2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Suscríbete para obtener más información

Contáctanos : 

© 2023 by ÁNIMA