Libertad o Conveniencia?

El otro día alguien me dijo: “Lo que no me gusta de dejar ciertos alimentos es que luego te vuelves sensible a ellos y eso te quita libertad”

Estábamos hablando de los alimentos procesados y de la comida rápida.

Y me quedé pensando en eso… volverte sensible a alimentos que no son buenos para tu cuerpo te quita libertad.

No tiene mucho sentido, no?

Es como que nos aferramos a la condición de pobreza de salud en la que está nuestra sociedad. Nos aferramos al valor de poder comer porquerías sin que nuestro cuerpo nos dé síntomas instantáneos, sentimos que eso es libertad. Pero la libertad solo puede existir de la mano con la responsabilidad. Libertad que no está acompañada de responsabilidad, es solo una ilusión. Y es esa ilusión de libertad la que utiliza el marketing para hacernos consumir lo que ellos quieren. El verdadero empoderamiento está en asumir por completo nuestra salud y bienestar y eso significa asumir nuestras elecciones.

La “conveniencia” de la comida rápida está súper sobrevalorada. La comodidad de que nos den haciendo las cosas, de no tener que “preocuparnos” de no tener que mover un dedo para tener lo que queremos…

Pero si el hacer y ocuparnos de las cosas es lo que más satisfacción nos puede brindar. El comer una comida hecha con amor nos da mucho mas placer y beneficios que el demorarnos 10 minutos en pedir, pagar y comer.

Las cosas rápidas nos quitan la creatividad, el no tener tiempo es una perfecta excusa para entregar nuestro poder a otros.

El mundo está lleno de distracciones que no nos llevan a ningún lado y, luego nos provee atajos a los resultados que queremos porque estamos constantemente cortos de tiempo para cumplir con el proceso que requiere obtenerlos.

El saber dar importancia a lo que nos hace bien, el saber dar prioridad a nuestro bienestar es NUESTRA RESPONSABILIDAD.

A veces, en este ritmo de vida que llevamos, parece difícil hacer cambios y redefinir en donde ponemos nuestra energía. La mayoría de nosotras estamos atadas por varios frentes: actividad económica, relación de pareja, hij@s, compromisos sociales, familiares, etc, etc, etc… y son reales! No es cuestión de botar todo y dedicarse a cocinar, yo sé. Talvez ni siquiera te gusta cocinar.

Y mi intención no es decirte lo que deberías hacer sino simplemente invitarte a contestar estas preguntas:

¿Qué estoy haciendo HOY por mi salud y mi bienestar? ¿Estoy satisfecha con mi salud física, emocional y espiritual? ¿Puedo llevar a cabo todas mis responsabilidades manteniendo mi nivel óptimo de bienestar? ¿Estoy contagiando de manera positiva mi salud y bienestar a quienes están cerca de mí?

El tema con la salud es que no es un objetivo ni el final del camino. La salud se construye en el presente, se vive en el presente. No se trata de un número en la balanza, de cuántas calorías consumo al día, de cómo me queda el jean. Se trata de establecer una conexión entre nuestro cuerpo, mente, emoción y espíritu. Independientemente de las creencias que tengas y lo que eso signifique para ti.

Cada una de nosotras es un mundo, y asimismo nuestro equilibro y balance se ve diferente en cada una. Para mi puede ser necesarísimo desayunar un jugo verde para energizar mi cuerpo y a ti un desayuno caliente de avena con canela y leche de coco es lo que mejor te sienta para encender tu fuego digestivo. Quizás tu necesitas hacer yoga para calmar tu mente y conectar con tu cuerpo y yo necesito hacer un ejercicio de alto impacto para no estancarme.

Lo importante es conectarnos con nuestro cuerpo y SENTIR que es lo que necesitamos. Teorías de nutrición y tipos de dieta hay miles de millones, si intentamos seguirles el paso nos vamos a volver locas. Regresemos a lo simple, a lo que adentro nuestro ya está desde siempre.

Porque, además, comer saludable es mucho más simple que no hacerlo. Solo es cuestión de organizarse, de comprar lo que quieres comer, de tener tu comida lista antes de estar muriendo de hambre y de conocerte lo suficiente para saber en donde "cogeas" y conectarte con el origen de esto más que obsesionarte con tu “falta de voluntad”.

LA SALUD NO DEPENDE DE TU VOLUNTAD, DEPENDE DEL AMOR QUE TE TIENES.

“Ámate lo suficiente como para llevar un estilo de vida saludable”

Todo regresa a cuanto nos estamos amando con nuestras acciones. No se trata de cambios radicales y retos de 21 días. Sino de ir poniendo luz a nuestras acciones, dándonos cuenta cuanto amor propio estamos poniendo en cada una y luego ir ajustando desde ahí, desde la intuición y el corazón. Los resultados no siempre son mostrables, no siempre son rápidos y efectivos como todo parece ser en esta era tecnológica, pero saberse en el camino del autoamor y el autocuidado es de las sensaciones mas íntimas y bonitas con las que yo me he encontrado.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Suscríbete para obtener más información

Contáctanos : 

© 2023 by ÁNIMA