La Responsabilidad

June 10, 2018

 

Siempre había pensado en la RESPONSABILIDAD como algo que se hace por otros, en lo que tengo ser frente a la sociedad, frente a mi hijo, pareja, padres, profesores, etc.

Y poco a poco voy entendiendo que la única responsabilidad que tengo es CONMIGO MISMA.

 

Esas responsabilidades externas nos distraen de asumir la única que nos compete. La responsabilidad sobre mi misma es un DERECHO IRRENUNCIABLE. Por más que no la tome, estoy asumiendo la responsabilidad de no hacerlo.

 

Si tomo la responsabilidad de actuar en congruencia con mis instintos, pensamientos, intuiciones, emociones y epifanías, automáticamente tendré la capacidad de interactuar con el resto desde la congruencia y el amor. Si tomo como responsabilidad principal el responder a otros como se espera y en ese camino paso por encima de la responsabilidad de hacer lo que hace sentido para mi, ¿no estoy siendo muy responsable no?

 

Todo ser humano tiene una fuente de amor en bruto dentro de sí. Porque somos amor.

Si actuamos en concordancia con nuestra esencia, con nuestros principios y valores, seguro que seremos respetuosos con el resto. y desinteresadamente buscaremos el bienestar de todos quienes nos rodean, con auténtica generosidad y empatía

 

Es nuestra responsabilidad ser congruentes. Es nuestra responsabilidad escuchar a nuestro cuerpo, a nuestra intuición y a nuestra mente cuando se encuentra en armonía. Confiar en que sabemos cómo encontrar nuestro bienestar, confiar en que nos lo merecemos, confiar en que, al hacerlo, implícitamente estaremos trabajando para un bienestar colectivo. La ilusión de anteponer exigencias externas antes que nuestras propias necesidades por no ser egoístas nos ha llevado a esquivar la responsabilidad de cuidarnos, de empezar por dentro antes de intentar actuar afuera. Si todos actuáramos desde el cuidarnos, amarnos, valorarnos a nosotros mismos, seguro que seríamos una sociedad mucho más compasiva. Podríamos actuar hacia afuera desde un centro saludable.

 

Desde que soy mamá me he encontrado muchas veces con este sentimiento de culpa de necesitar anteponer alguna necesidad propia a la de mi hijo. Creo que es un tema cultural, el que nos hace sentir que al ser mamás nos convertimos en el último sujeto a ser cuidado. Últimamente se está rompiendo bastante eso y en las redes se ve un montón este concepto de la importancia del autocuidado de las mamás. Pero bien adentro en cada una de nosotras, creo que toma un poco más de tiempo en asentarse.

 

La transformación física, energética y espiritual que se da el momento en el que tu cuerpo se abre y se vuelve a cerrar es inmensa. A muchos niveles es imperceptible incluso para nosotras mismas, ni se diga para quienes nos rodean.

 

Siempre digo que para mi haber parido fue como si me hubieran dado vuelta la piel de adentro hacia fuera y quedé con la parte de la piel que tiene contacto con el mundo crudita, expuesta, sin epidermis.

 

Los primeros dos años me sentí así. Las interacciones sociales se me hacían de lo más raras. Si ya siempre he sentido un poco de rareza en ellas, en este tiempo de post parto era como si hablara un distinto idioma. Solo encontraba conexión en vínculos reales, en conversaciones profundas y existenciales, pero muy poco en interacciones triviales.

 

La maternidad me permitió verme a mi misma por primera vez en la vida. Verme desnuda, cruda, vulnerable, imperfecta, luz sin cuerpo, cuerpo sin luz. Como un espejo 5x pero del alma. Y, en muchos momentos, me dio mucho miedo verme así. Todas las barreras que me había pasado la vida construyendo se derrumbaron al abrir mis piernas, en ese acto mágico e imposible de creer cierto, permitir salir al mundo a un pequeño ser de luz que estuvo alimentándose en mis entrañas por los últimos 9 meses. Es que ¿cómo un acto así no va a atravesar como un rayo todos los aspectos de tu ser? Un rayo de luz que alumbra todo, las más hermosas cualidades y las sombras más oscuras de una mujer. Recogió todos los recuerdos con los que fui formando mis barreras, mis trincheras y defensas y les apuntó con la linterna. Así que este miedo te impulsó a protegerte de esta manera no? Me decía con una voz aterradora. Así que este momento de conexión te dio esta hermoso tinte de empatía no? Me decía con la voz más dulce.

Y entre luces y sombras fui recogiendo mis verdades, y procurando desechar mis mentiras. Dándome cuenta de que es un acto de amor profundo atravesar este camino. De que no hay vergüenza en ser auténtica, por más imperfecta que sea. De que lo único que me puede avergonzar es no vivir mi verdad, es esconder lo que no es como alguien alguna vez dijo que debía ser.

 

Tengo sobrepeso, soy impaciente y explosiva, a veces me hago la que se cosas por un primer instinto y luego me cuesta aceptar que en verdad no las sé, no seguí el camino esperado de tener título, trabajo y marido de alcurnia, lloro si me miran fijamente a los ojos, mi hijo ve tele casi todos los días y los dos somos adictos al azúcar, me cuesta mucho hacer ejercicio y sufro de ansiedad y comportamientos adictivos.

Tengo muchas heridas por sanar y ya unas cuantas parchaditas con amor. Nunca he sido tan feliz como soy ahora. Nunca he sido tan yo. Nunca me he sentido tan agradecida por poder decir lo que soy, sabiendo que gracias a mis imperfecciones estoy en este camino. Que gracias a todo lo que no ha ido bien soy humilde, comprensiva y compasiva.  Que estoy aprendiendo a no juzgar al resto, entendiendo que cada uno hace lo mejor que puede con lo que tiene. Que el dolor que me ha traído el no ser lo que yo creía que tenía que ser me ha dado la fuerza para encontrar un camino mucho más increíble, para ser realmente LUZ.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Libertad o Conveniencia?

June 18, 2018

1/6
Please reload

Entradas recientes

June 10, 2018

January 17, 2018

July 15, 2017

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Suscríbete para obtener más información

Contáctanos : 

© 2023 by ÁNIMA