Olvídate de qué estás comiendo! Empieza a comer estando PRESENTE.

En este tiempo en el que he estado poniendo más atención a lo que como, cuando, con quién y cómo me siento después, me he dado cuenta de que lo más importante es estar. Estar donde estás, hacer lo que estás haciendo.

Me acuerdo haberle preguntado a mi ex pareja un día en qué piensa cuando se ducha y me contestó “en nada, solo me estoy duchando” En ese momento me pareció muy difícil de creer, seguro piensas en algo! le dije, pero el sostenía que mientras se ducha, solo se ducha.

Entonces empecé a intentarlo. La verdad es que me cuesta un montón. Cuando me ducho estoy pensando en qué tengo que hacer ese día, qué me voy a poner… entonces intento traerme de vuelta, poner atención al por qué estoy haciendo esa acción. Me ducho para limpiarme entonces me enfoco en eso, en limpiarme, cuidarme y mimarme.

Y con la comida es tan importante hacer eso! Si al comer estamos presentes, saboreamos, disfrutamos, masticamos, nos conectamos con nuestro cuerpo, en como se siente y nos enfocamos en nutrirnos, cambia mucho la manera en la que hacemos esta acción. Me parece hermoso aprender a conectarse con el porqué de las cosas. Y cada persona tiene su porqué.

No siempre podemos escoger lo que comemos. A veces tenemos invitaciones, reuniones o salidas a restaurantes donde las opciones no suelen ser muy saludables.

Pero dejar de relacionarnos con quienes amamos, o juzgar lo que comen creo que es mucho menos saludable que fluir con la situación y comer lo que tengas ganas de comer en ese momento o lo que haya disponible.

Por eso las dietas no funcionan, porque su principio está en la restricción. Y la restricción genera ansiedad.

Hay todo un sistema de creencias atrás de esto. Hemos crecido en restricción. En pensar que no hay suficiente para todos o que para conseguir lo que queremos tenemos que “sufrir” y creo que en esta mentalidad se mezclan algunos conceptos de una manera no muy positiva.

Confundimos límites con restricción, dolor con sufrimiento y responsabilidad con culpa. Poniéndole la carga negativa a cosas que no tienen por qué ser negativas.

Los límites son amor, el dolor puede ser un gran maestro y la responsabilidad es un poder.

Además, la restricción, el sufrimiento y la culpa son una decisión, son opcionales, y generalmente las tomamos por razones que vienen de afuera; por que dejamos que se nos impongan cosas o porque queremos satisfacer a alguien más.

Este tema es bastante profundo y atraviesa todas las fases de la vida y creo que se merece su propia entrada en el blog, así que por ahora volvamos al tema de comer con consciencia.

Una de las cosas que tendemos a hacer al comer mecánicamente es no masticar.

Especialmente cuando estamos comiendo algo que creemos que “no debemos” tendemos a hacerlo más rápido, tragamos casi sin masticar, como en un intento de ocultar o de hacer desaparecer lo que estamos haciendo.

Y bueno, creo que en general la mayoría de personas no masticamos lo suficiente nuestra comida.

El proceso de digestión empieza mucho antes de que la comida llegue a nuestro estómago. Desde el momento que olemos la comida, empezamos a producir saliva y los jugos gástricos necesarios para digerirla.

Mientras masticamos vamos produciendo en la saliva enzimas que van partiendo las partículas de comida para que llegue pre-digerida al estómago, además a través de la saliva podemos saborearla y al saborearla enviamos la información que necesita nuestro sistema digestivo para producir las enzimas necesarias para terminar de digerirla.

La comida es información. Nos trae información sobre la tierra en la que fue cultivada, sobre la lluvia y el viento con la que tuvo contacto, sobre el cariño con la que le hablaron al cosecharla, o criarla en caso de ser de origen animal. También sobre sus nutrientes y cómo nuestro cuerpo puede prepararse para recibirlos, o para desechar lo que no le sirve.

Cada paso está cargado de información, por eso es tan importante que estemos presentes al alimentarnos, que no se convierta en un acto mecánico si no en un acto de amor hacia nuestro cuerpo.

Entonces, siguiendo este principio, qué información estamos enviando a nuestro cuerpo si estamos más preocupados de cuántas calorías tiene un plato y cuánto daño nos va a hacer en lugar de cuánto nos nutre no solo la comida sino el momento que estamos viviendo y las personas con las que estamos.

Creo que lo importante es tomar las mejores decisiones en cuanto a nuestra alimentación a un nivel cotidiano, estar muy conectadas con nuestros alimentos, su origen, su preparación, conectarnos con nuestra intuición de qué es lo que nuestro cuerpo y mente necesita en cada momento, y luego soltar. Soltar el control y permitirnos acercarnos a la comida de manera intuitiva, asegurándonos de estar presentes en este acto.

Al hacerlo así, estoy segura de que ni siquiera nos terminaríamos ese postre empalagoso de chocolate que habiéndonos acercado desde la ansiedad y la restricción probablemente nos hubiéramos zampado en 3 bocados.

Estoy convencida de que el camino a la salud nace desde el auto-amor, también de que es un camino y no un destino, entonces si nos conectamos con nosotras mismas desde el amor, desde el confiar en nuestro cuerpo y su increíble capacidad para sanar y en nuestra intuición y su increíble capacidad de llevarnos a los lugares correctos en los momentos indicados, naturalmente empezamos a tomar decisiones más adecuadas para nuestro cuerpo y nuestro bienestar.

Esto es fácil de decir, por supuesto, pero no tan fácil de caminar. Por suerte, hay herramientas que nos ayudan a mantenernos presentes, a no perder el enfoque.

Una de estas herramientas son los rituales que, por medio de prácticas sencillas, nos ayudan a sostener un ritmo y mantener viva una intención.

Les cuento que he creado esta guía: Rituales “Unos minutos de presencia para una vida conectada”.

Si quieres recibirla solo tienes que suscribirte en la pagina web: www.alonsoymilena.com

Un abrazo fuerte!

Isa

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Suscríbete para obtener más información

Contáctanos : 

© 2023 by ÁNIMA